Consumo de vegetales: ¿quién las come y cómo?

legumes-mangent-consommation

No comemos vegetales de la misma manera, dependiendo de si somos hombres o mujeres, e incluso de acuerdo a la edad que tenemos. Un hallazgo que socava muchos conceptos erróneos. LOS HOMBRES Y LAS VEGETALES: UNA PARADOJA ¡Increíble pero cierto! En Francia según la encuesta INCA2 realizada en 2007, el consumo de vegetales es mayor […]

No comemos vegetales de la misma manera, dependiendo de si somos hombres o mujeres, e incluso de acuerdo a la edad que tenemos. Un hallazgo que socava muchos conceptos erróneos.

LOS HOMBRES Y LAS VEGETALES: UNA PARADOJA

¡Increíble pero cierto! En Francia según la encuesta INCA2 realizada en 2007, el consumo de vegetales es mayor en los hombres (174,1 g/d) en comparación con el de las mujeres (171 g/d), que sigue siendo para ambos sexos, es importante recordarlo).

¿Cómo es  posible? Los hombres consumen más  vegetales como ingredientes (35,7 g frente a  30,9 g/d), mientras tanto las mujeres comen más como alimentos (140,2 g/d contra 138,4 g/d). Sin embargo, el total de  ambos consumos.,  es favorable para los hombres.

Para otros tipos de alimentos, los resultados de los estudios INCA2 son más esperados: las mujeres consumen más productos lácteos frescos, pescados, frutas, agua, bebidas no alcohólicas y productos dulces (galletas, bizcochos, helados y chocolate) quea los hombres. En cuanto a ellos, su plato está compuesto generalmente por carnes, embutidos, patatas y frutos secos.

LO MÁS MAYORES DISFRUTAN MÁS DE LOS VEGETALES

Mientras más viejos seamos, más apreciamos  las verduras! Según el INCA2, los mayores consumidores de vegetales son las personas mayores de 55 años que consumen en promedio 203 g de vegetales por día. Entre los 35 y 54 años, este consumo baja a 172 g/día. Pero los que menos vegetales consumen son los adultos jóvenes: 133,1 g/día y menos variedad, con una preponderancia de frutas legumbres (tomates..), así como los fréjoles verdes y guisantes.

El consumo varía también según la estaciones: disminuye en promedio  un 15 y un 22% respectivamente en primavera y otoño,  en comparación al verano.