La leche materna presenta a los bebés el sabor de las verduras

Hacer que los niños amen las verduras, comienza con la leche materna! Según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, aprender a comer verduras puede promoverse a través de la lactancia. Una condición: mamá debe comerlas también…

Las primeras experiencias sensoriales del bebé comienzan en el útero, y se ven afectadas por lo que consume su madre. De hecho, el sabor de ciertos alimentos se transmite en el líquido amniótico, así como también en la leche materna.

Las primeras experiencias alimentarias contribuyen al desarrollo de las preferencias alimenticias del niño. De ahí viene la idea de estos investigadores estadounidenses: ¿y si la madre come más vegetales, el bebé las aceptará más fácilmente en el momento de la diversificación?

 

COMER VEGETALES JUSTO ANTES DE LA LACTANCIA…

Durante un mes, 97 jóvenes madres que amamantaron fueron repartidas en 5 grupos. Tres grupos tuvieron que beber ½ tasa de zumo de zanahoria, apio o remolacha antes de alimentar al bebé. El primero de los tres comenzó con el experimento 2 semanas después del nacimiento del bebé,  el segundo a 1 mes y medio  y el tercero a dos meses y medio. El cuarto grupo comenzó 2 semanas después del nacimiento y prolongó el experimento durante tres meses. El quinto grupo (el grupo control) no debía consumir zumos, pero si agua.

A la edad de 8 meses aproximadamente, los niños fueron filmados  durante el consumo de un puré de zanahorias y cereales, o de un puré de brocoli y cereales. Los investigadores han identificado todos los signos de disgusto (muecas, escupitajos,….) manifestados por los niños.

 

…FUNCIONA CON LAS ZANAHORIAS!

Los bebés que estuvieron expuestos al sabor de las verduras a través de la leche materna prefirieron los purés de zanahoria a los de brocoli. El experimento no concluye a un fracaso en la aceptación del brocoli, pero solamente a una preferencia menor debido a sus sabor más marcado. Por otro lado, solo el 8% rechazó todas las preparaciones. ¡El tiempo fue decisivo! Los niños de madres que bebieron el zumo 2 semanas después del nacimiento consumieron más puré de zanahorias que los otros, y terminaron más rápido su plato.

Las expresiones de disgusto y las muecas eran generalmente menos comunes en niños  de madres que bebieron el zumo de zanahoria, apio o remolacha ( en relación al grupo control que solo bebía agua).

La experiencia también motivo a las madres a cambiar sus hábitos alimenticios, con más verduras en el día a día y más placer! Y como los hábitos alimenticios de los adultos son copiados por los niños, esto puede entonces modificar el comportamiento de toda la familia!

Mennella J.A. et al., Am J Clin Nutr, July 2017, vol. 106, no. 1, 67-76.